Breve entrevista de CRB con Iván Márquez

Breve entrevista de la Cadena Radial Bolivariana CRB, Voz de la Resistencia con Iván Márquez, Jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP. ” No hemos combatido toda una vida por la paz con justicia social y la dignidad de los colombianos para terminar engrilletados en las cárceles de los victimarios. Ése no es […]

redazione • 7/4/2013 • Talking Peace • 186 Viste

4bc0b5496f79b8a47e67b0ad8ba387fdBreve entrevista de la Cadena Radial Bolivariana CRB, Voz de la Resistencia con Iván Márquez, Jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP.
No hemos combatido toda una vida por la paz con justicia social y la dignidad de los colombianos para terminar engrilletados en las cárceles de los victimarios. Ése no es asunto de este Congreso, sino materia sublime de una augusta Asamblea Nacional Constituyente, que selle con su autoridad legítima, incuestionable, el nuevo pacto social que blinde el acuerdo de paz contra posibles veleidades de gobiernos futuros.
– CRB-VR. Luego de la visita de varios parlamentarios a la Habana, el presidente del Senado Roy Barreras, el cual encabezaba el grupo que se trasladó con autorización del gobierno a hablar con las FARC sobre el proceso de paz, ha explicado en rueda de prensa y en diversas entrevistas que el encuentro con la insurgencia tuvo el propósito de ponerle en claro a la guerrilla que es “imperativo” considerar los tiempos que hay en el Congreso para legislar sobre la paz, y que en la Mesa las partes deben tener claro que hay realidades electorales y condiciones políticas y jurídicas inevitables que obligan a que cualquier pacto deba firmarse antes del mes de julio del corriente año.

I M. Roy Barreras con su labia ilusionista ha esparcido la especie de un supuesto compromiso para encorsetar los diálogos de paz de La Habana en los afanes de los tiempos legislativos y los tiempos electorales que desviven al establecimiento.

El denominado marco jurídico, inicialmente calculado para arropar de impunidad los crímenes de Estado, entre ellos el paramilitarismo como estrategia contrainsurgente, ahora es ofrecido con falsa generosidad a la rebeldía en armas, sobre la base de una delirante fe en la candidez de sus nuevos destinatarios. No hemos combatido toda una vida por la paz con justicia social y la dignidad de los colombianos para terminar engrilletados en las cárceles de los victimarios. Ése no es asunto de este Congreso, sino materia sublime de una augusta Asamblea Nacional Constituyente, que selle con su autoridad legítima, incuestionable, el nuevo pacto social que blinde el acuerdo de paz contra posibles veleidades de gobiernos futuros. Esta constituyente de la paz no se parece ni remotamente a la anhelada por Uribe, que solo busca blindaje jurídico para él y sus secuaces por el miedo físico que les inflige el fantasma de Videla, Fujimori y de Ríos Montt, por tantos crímenes de lesa humanidad que lleva a cuestas.

La paz no es un paquete de promesas producto de la discusión de una agenda, sino la concreción tangible de cambios que favorezcan a las mayorías. Nadie se desmoviliza con los relumbres de los espejos de una promesa. Ni Roy Barreras ni nadie puede garantizar, conociendo la historia triste de Colombia, que sus relucientes ofertas se cumplirán a futuro.

CRB-VR. Roy Barreras piensa que las FARC deben tomar en cuenta la necesidad de definir un marco jurídico para la paz, pensar en la Corte Penal Internacional, en sus propias víctimas, en los términos de la participación política de la insurgencia en el marco de la desmovilización; aspectos que también obligarían a acelerar la firma de un acuerdo entre gobierno y FARC. Se agrega que una Constituyente, que podría ser tomada por Uribe y otros enemigos del proceso no es procedente ni conveniente para el propósito de la paz. ¿Qué opinión le merecen estas reflexiones del Senador Barreras?

IM. ¿Quiénes y con qué propósito amarraron a Colombia en medio de un conflicto al Estatuto de Roma para obstruirle el camino hacia la paz? Estados Unidos, Inglaterra, China y otras potencias, no acatan la Corte Penal Internacional esgrimiendo el argumento, aceptable o no, de que están en guerra. ¿Dónde están hoy los artífices acuciosos, que desde posiciones guerreristas alejadas de la razón, desfiguraron con perfidia el delito político y eliminaron las conexidades de la rebelión? Cuánta razón tenía el magistrado Carlos Gaviria sentar su punto de vista visionario, como constancia histórica contra esa absurda pretensión.

No se puede forzar la conclusión de una obra extraordinaria que demanda tiempo para su construcción. No nos endosen, por favor, las angustias de los tiempos electorales. El espantajo de Uribe no sirve para nada. Ese coco no asusta al país que quiere una paz estable y prolongada. El proceso de paz no puede amarrarse a intereses personalistas o individuales. Lo dijimos con claridad en Oslo: una paz mal hecha, a las carreras, es peor que una guerra. Después de 60 años de conflicto social y armado, dejemos que el acuerdo de paz utilice el tiempo que sea necesario, para que tome todas las previsiones que nos alejen definitivamente de la guerra. Colombia merece la paz y la reconciliación perpetua.

CRB-VR. ¿Puede tener el Senador Barreras razón cuando indica que es necesario abordar con celeridad el asunto de la participación política?

IM. Aquí estamos en La Habana los guerrilleros de las FARC resueltos a pactar con el gobierno, de cara al país, con participación ciudadana, la solución política del conflicto, la superación de la guerra por vía diplomática, la edificación colectiva de la paz.

Que no se perturbe más la importante discusión sobre política de desarrollo agrario integral, con temas que serán abocados en su momento por la agenda de La Habana. Es más urgente dedicarse, denodadamente, a apagar las causas del incendio social que se está extendiendo por toda Colombia.

La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz, marzo 31 de 2013

 

Articoli correlati

5 per mille

Commenti chius

« »

Pin It on Pinterest

Share This