LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU CONDENA DE NUEVO EL BLOQUEO A CUBA, MIENTRAS LOS  EE.UU SE ABSTINENEN POR PRIMERA VEZ

El pasado miércoles, 26 de octubre, la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución presentada por el Gobierno cubano contra el bloqueo económico, comercial y financiero que las autoridades de los EE.UU mantienen contra el país caribeño desde hace cinco décadas y media

José M. Arrugaeta, Global Rights • 29/10/2016 • Talking Peace • 582 Viste

El pasado miércoles, 26 de octubre, la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución presentada por el Gobierno cubano contra el bloqueo económico, comercial y financiero que las autoridades de los EE.UU mantienen contra el país caribeño desde hace cinco décadas y media. En esta ocasión la resolución contó con 191 votos a favor y dos abstenciones, las de los propios EE.UU y su fiel aliado Israel. La contradictoria actitud asumida por el Gobierno de Obama de “abstenerse” ante la condena de su propia política tiene sin duda que ver con la decisión del restablecimiento de relaciones diplomáticas, anunciado conjuntamente por los mandatarios de ambos países,  el 17 de diciembre del 2014.

A partir de aquella fecha  las relaciones bilaterales han ido dando pasos concretos en diversos aspectos, incluyendo la apertura de Embajadas, avances que seguramente se pueden considerar aun discretos pero que no dejan de ser importantes si se tienen en cuenta el largo historial de agresión y cerco a la Revolución cubana por parte de todas las administraciones de los EE.UU desde 1959.

A pesar del nuevo panorama, el levantamiento del boqueo sigue siendo una de las principales reclamaciones del Gobierno de La Habana, un conjunto de leyes y regulaciones que influyen y dificultan de manera significativa el desarrollo económico de la sociedad cubana, y que además es de aplicación extraterritorial, perjudicando la soberanía e intereses económicos de terceros países, mucho de ellos aliados de los propios EE.UU.

Si bien el levantamiento de las leyes que amparan el bloqueo dependen del Congreso y del Senado de los EE.UU, donde Obama no cuenta con mayorías, numerosos expertos y las propias autoridades cubanas subrayan que las capacidades ejecutivas del Presidente tienen la facultad de aliviar en buena medida su aplicación, algo que Barack Obama no parece dispuesto a emplear al final de su mandato y en medio de una tensa campaña electoral de resultado aun incierto.

Si se verifica la victoria de Hillary Clinton los pasos positivos en estas nuevas relaciones EE.UU-Cuba seguirán su curso actual, desmantelando finalmente los principales aspectos del bloqueo aunque sean como parte de las negociaciones permanentes que mantienen ambos países, si por el contrario Donals Trump resulta ganador el próximo 8 de noviembre se abrirían algunas incógnitas en cuanto a ritmos y contenidos pero no parece, según sus propias declaraciones, que eso vaya a afectar la decisión inicial de restablecer las relaciones, apoyada por numerosos grupos económicos y empresariales, así como por importantes figuras políticas tanto de republicanos como de demócratas, además de por una amplia mayoría de la población norteamericana, según todas las encuestas.

La condena del bloqueo que se escenificó el pasado miércoles en la sala de reuniones de la Asamblea General de la ONU si bien no es de obligatorio cumplimiento si vuelve a poner de manifiesto el total aislamiento de la diplomacia de los EE.UU en lo que se refiere a Cuba.

Articoli correlati

5 per mille

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

« »

Pin It on Pinterest

Share This