Membresía de Costa Rica a la OCDE: breves datos sobre sus costos

Desde el 2013, a iniciativa de la titular de la cartera de Comercio Exterior de Costa Rica, Anabel González, Costa Rica ha anunciado su interés en integrar a la Organización para la Cooperación Económica

Derecho Internacional, Nicolas Boeglin • 27/10/2019 • Global Rights • 130 Viste

Desde el 2013, a iniciativa de la titular de la cartera de Comercio Exterior de Costa Rica, Anabel González, Costa Rica ha anunciado su interés en integrar a la Organización para la Cooperación Económica (OCDE). La administración posterior a la del período 2010-2014 ha considerado que este ingreso debe ser una prioridad, que la actual administración que inició su gestión en mayo del 2018 mantiene como tal. Una tesis presentada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR) titulada “Posible ingreso de Costa Rica a la OCDE y sus implicaciones jurídicas” (véase texto completo) señala varios de los desafíos que significa este ingreso para Costa Rica y en particular para su legislación nacional.

El poder normativo de la OCDE, que no se compara con ninguna otra organización internacional, ha interesado desde hace ya muchos años a juristas: véase por ejemplo la monografía publicada en el 2014 por la SFDI (Société Française pour le Droit International) titulada precisamente “Le pouvoir normatif de l´OCDE” (véase volante).

Un proceso gradual de ingreso en razón de una legalidad objeto de ajustes previos

A diferencia de muchas otras organizaciones internacionales, en las que un Estado formula una solicitud formal para ingresar y luego, de contar con la anuencia de los órganos decisores de la organización, firma y ratifica el tratado constitutivo de dicha organización, el ingreso a la OCDE opera bajo un esquema muy propio, que puede durar varios años.

En efecto, este proceso de ingreso se traduce en un acompañamiento de la OCDE que exije diversas modificaciones a la legislación nacional, supervisada por distintos comités de la OCDE, que establecen una hoja de ruta y un cronograma muy precisos. En el caso del ingreso de Costa Rica, se trata de 22 Comités que han seguido una tras una las diversas ramas del accionar del Estado costarricense, revisando diagnósticos y eventuales modificaciones a aportar a la legislación costarricense, de los cuales 14 ya han dado su aprobación positiva (véase comunicado oficial del Ministerio de Salud de agosto del 2019). El cronograma es tan preciso que cualquier atraso en la tramitación de un proyecto de ley sugerido por la OCDE moviliza de forma casi inmediata a varios ministros para lograr su aprobación: véase, a modo de ejemplo, nota de prensa del Semanario Universidad de junio del 2019 titulada “Diputados frenan proyecto contra sobornos de empresas y ponen en riesgo adhesión a la OCDE“.

El ingreso a la OCDE, liderado en Costa Rica por el Ministerio del Comercio Exterior (COMEX), ha sido saludado por sectores productivos que defienden la apertura de la economía costarricense a la economía internacional. Se ha señalado, por parte de un ente que muy a menudo orienta a estos mismos sectores económicos, que:

La integración a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) representa para Costa Rica una oportunidad para introducir mejoras, toda vez que esta Organización tiene como objetivo central promover la adopción de las mejores prácticas y reformas que conlleven a un desarrollo inclusivo y sostenible en los países” (véase publicación de la Academia de Centroamérica, titulada “El proceso de ingreso de Costa Rica a la OCDE“, Diciembre del 2018, p.1).

No se tiene claro si en este y otros análisis que presentan el ingreso a la OCDE como una gran oportunidad para Costa Rica, se tomó en consideración el hecho que Chile y México son miembros de la OCDE desde muchos años, sin haber logrado en lo más mínimo un desarrollo “inclusivo y sostenible“.

Más allá del ya acostumbrado entusiasmo de algunos sectores económicos en acentuar aún más los efectos de lo que denominan un “modelo de desarrollo“, y que pareciera haberse extendido a algunos decisores políticos, en estas líneas nos abocaremos a analizar el costo de la membresía que supondrá para Costa Rica el ser parte íntegra de la OCDE.

La OCDE y su presupuesto

A diferencia de organizaciones internacionales en las que los montos presupuestarios se calculan en moneda norteamericana (US$) o suiza (Francos Suizos), el presupuesto de la OCDE se calcula en Euros. El presupuesto total para el 2017 de la OCDE (véase estados financieros) es de unos 374 millones de Euros. La variación se puede comparar con los estados financieros del 2016 (véase documento en francés). Este presupuesto proviene de las contribuciones anuales de sus Estados Miembros, fijadas en función de parámetros económicos para cada Estado miembro de esta organización internacional.

Según la tabla oficial de la OCDE, para el 2017 (véase tabla oficial), Chile, quién ingresó a la OCDE en mayo del 2010, debió cubrir el 1,4% de los 200 millones de Euros correspondiente a la denominada “Parte I” del presupuesto de la OCDE, es decir unos 2,8 millones de Euros. Por su lado, México, quien es parte de la OCDE desde mayo de 1994, debió cubrir el 2,8% de estos 200 millones de Euros para el 2017, es decir unos 5,6 millones de Euros. A su vez, Estados Unidos cubrió el 20,6 % de la Parte I del presupuesto, seguido por Japón (9,4%), Alemania (7,4%), Reino Unido (5,5%), Francia (5,4%) e Italia (4,1%). Nótese que los Estados también contribuyen con lo que se denomina la “Parte II” del mismo presupuesto así como con presupuestos anexos.

Con relación a Costa Rica, quien desde el 2013 ha emprendido la ruta para ser integrado a dicha organización, a la fecha sus autoridades no han establecido un monto preciso cuando han sido solicitadas sobre el costo de la membresía anual que Costa Rica deberá sufragar con sus finanzas. Esporádicamente, la prensa ha hecho referencia al costo de comitivas oficiales que, con cierta frecuencia, viajan a la sede de la OCDE en Francia (véase a modo de ejemplo nota de La Extra de octubre del 2019), sin que se haya aún dado un monto oficial con relación a la cuota anual que deberá pagar Costa Rica al ingresar a la OCDE.

En esta entrevista concedida al por el titular de la cartera de comercio exterior del 2015 al Semanario Universidad, se lee que para este alto funcionario se trata de:

una cuota de participación, que aún no se ha precisado, pero que es proporcional al tamaño de la economía, y en estos momentos Costa Rica es la más pequeña de los integrantes“. En esta nota de prensa de Diario Extra de julio del 2018, una primera aproximación usando como referencia el PIB de Luxemburgo (similar al de Costa Rica), arroja la suma de 2,7 millones de Euros.

En esta otra entrevista al titular de comercio exterior publicada por CRHoy en el 2015, se lee que:

A modo de ejemplo, quiero referirme al caso de Eslovenia, que ingresó a la OCDE en el año 2010 y cuya economía es, según estadísticas del Fondo Monetario Internacional para el 2014, ligeramente más pequeña que la de Costa Rica. La cuota anual que este país le paga a la OCDE actualmente es de aproximadamente 2,75 millones de Euros

Chile y México: sus respectivas experiencias con el presupuesto de la OCDE

No obstante, se trata únicamente de la contribución a la Parte I del presupuesto de la OCDE, y no la contribución total que hacen sus Estados Miembros, la cual incluye además su aporte a la denominada Parte II del presupuesto anual de la OCDE. En el 2009, una investigación interna de la Secretaría de Relaciones Exteriores reveló el monto de México a la OCDE: se trata de 6,6 millones de Euros que se reparten entre diversos rubros además de la contribución a la Parte I y II del presupuesto global de la OCDE (véase artículo publicado en el sitio Voltaire.net). Más recientemente, de cara al ingreso de Colombia a la OCDE, en esta nota de prensa colombiana de agosto del 2018, se lee que para el 2017:

Así, Chile tuvo que pagar en ese año 2,8 millones de euros y para la parte dos, entregó 1,3 millones de euros. Por su parte, México entregó 5,6 millones de euros y 2,7 millones de euros respectivamente“.

Si tomamos el ejemplo de ambos Estados de América Latina citados en esta última fuente, la contribución de la Parte II pareciera equivaler a poco más del 50% de la contribución a la Parte I del presupuesto de la OCDE.

A modo de conclusión

La pertenencia de un Estado a una organización internacional conlleva necesariamente el pago de una contribución anual a su presupuesto. De manera a tener una idea de los montos asignados por Costa Rica a otras organizaciones internacionales, se citarán algunas contribuciones anuales a los presupuestos ordinarios de algunas de ellas: así por ejemplo, el monto pagado en el 2015 por Costa Rica a la Organización Internacional del Comercio (OMC) se eleva a menos de 139.000 Francos Suizos (véase tabla oficial de contribuciones), correspondientes al 0,071% del presupuesto de dicha organización; en el caso de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la contribución de Costa Rica se eleva a menos de 179.000 Francos Suizos, correspondientes a 0,047% de su presupuesto (véase tabla oficial de contribuciones para el 2018).

En el caso de la UNESCO, Costa Rica contribuyó con 153.455 US$ en el 2018 (véase tabla oficial de contribuciones UNESCO). En el caso del presupuesto ordinario anual de las Naciones Unidas, la contribución de Costa Rica para el 2019 será de 1.728.700 US$ (véase texto de resolución ST/ADM/SER.B/992 de diciembre del 2018). Para completar el panorama, en el marco hemisférico esta vez, para el 2019, la contribución de Costa Rica al fondo regular de la Organización de Estados Americanos (OEA) es de 218.500 US$ (véase tabla oficial).

Articoli correlati

5 per mille

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

« »

Pin It on Pinterest

Share This